cetreria control plagas topillos

La cetrería para combatir las plagas de topillos

Los agricultores pierden de media el 20% de sus cosechas provocados principalmente por las plagas de topillos campesinos.

Este pequeño roedor crea sus madrigueras alrededor de los cultivos de regadío y cava túneles de hasta 70 centímetros para reproducirse y continuar con su ciclo biológico.

Los agricultores de Castilla y León, llevan décadas padeciendo plagas en sus cultivos y están reportando pérdidas millonarias.

La mayoría de los venenos que se utilizan para controlar las plagas de topos, tienen el inconveniente de producir la muerte a las aves, por este motivo la cetrería es un arma ecológica y eficaz para controlar a estos molestos animalitos.

 

¿Por que son tan perjudiciales los topillos campesinos?

 

A parte de producir pérdidas económicas a los agricultores, los topillos son vectores infecciosos que propaga la bacteria de la tularemia o fiebre de los conejos, que puede provocar a los humanos: fiebre, diarrea, enfermedades respiratorias y dolores musculares.

La transmisión puede ocurrir con el contacto físico de animales infectados, a través de heridas y mucosas. También por el agua contaminada y la inhalación de polvo de las labores agrícolas.

Un topillo puede parir entre 2 y 11 crías cada 21 días, lo que significa que su reproducción es acelerada y el aumento de población puede llegar a ser un problema real para los agricultores.

Los tratamientos usados para controlar las plagas de topillos son de tipo mecánico como por ejemplo trampas eléctricas o mediante rodenticidas con cebos.

En la actualidad, el uso de aves rapaces, se presenta como uno de los métodos más efectivos para tener a raya esta plaga y que es aplaudido por los ecologistas.

 

Cetrería para controlar las plagas de topillos

 

La cetrería consiste en introducir aves rapaces como halcones, azores o águilas en un espacio previamente definido como puede ser campos de cultivos, para poder controlar las plagas de topillos.

Gracias a su introducción, la población de roedores puede disminuir de forma significativa, pero además sirve como método para ahuyentarlos. Tiene la ventaja de ser un método de control de plagas totalmente ecológico.

También, se utilizan para combatir plagas de aves como las palomas y estorninos. Su acción disuasoria previene el perchado en zonas urbanas y su aparición en campos de cultivos.


 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 16 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.